Causas

CAUSAS DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE

La causa de la ESCLEROSIS MÚLTIPLE es desconocida

pero se acepta que se desarrolla en personas con cierta predisposición genética y que están expuestas a varios factores ambientales de riesgo. No hay nada que la persona haga para causar la EM o sus síntomas, ni nada que pueda hacer para prevenirla, pero sí existen algunos aspectos “modificables” que se pueden tener en cuenta en la autogestión de la salud para alcanzar la mejor calidad de vida. A día de hoy no se conoce qué origina la Esclerosis Múltiple ni tampoco su cura. Lo que sí se sabe es que tiene un componente genético, aunque no se considera una enfermedad hereditaria, que interactúa con factores ambientales.

¿Qué factores pueden influir en la Esclerosis Múltiple?

Nadie sabe con certeza la causa de la Esclerosis Múltiple, pero todo parece indicar que su aparición se debe a una combinación de genes y algunos factores del entono y estilo de vida. Conviene que la persona con EM tenga en cuenta los aspectos “modificables” que pueden influir en su EM para lograr una gestión adecuada de la EM y prevenir el empeoramiento, y lograr la mejor calidad de vida posible. Diferentes investigaciones señalan los siguientes factores que pueden influir en la Esclerosis Múltiple:
La Esclerosis Múltiple no se hereda directamente de padres a hijos, ya que hay más de 100 genes pueden afectar a la posibilidad de tener EM. La probabilidad de tener EM aumenta ligeramente cuando uno de los progenitores (2%) o un hermano/a tiene la enfermedad (3-4%). Esta probabilidad es mayor en hermanos gemelos (30-40%). Aunque puede haber más de un caso en la familia, es mucho más probable que esto no suceda. Puede darse una predisposición genética para que se manifieste la Esclerosis Múltiple, pero ha de coexistir con otros factores para ello: por este motivo no se considera una enfermedad hereditaria.
Según estudios epidemiológicos recientes, además de la susceptibilidad genética, existen algunos factores ambientales que pueden tener influencia de peso en la aparición de la EM y en su evolución/pronóstico. Es el caso de los factores infecciosos (ciertos virus), la vitamina D, microbiota intestinal, el estilo de vida (actividad física, alimentación, etc.).
A. ESTILO DE VIDA   |   B. VITAMINA D   |   C. INFECCIONES   |   D. LATITUD   |   E. MICROBIOTA INTESTINAL 
Seguir un estilo de vida saludable es una de las maneras más responsables con las que todas las personas con EM pueden comenzar a gestionar su enfermedad.
Existen estrategias que pueden ayudar a mejorar la calidad de vida, incluyendo la actividad física, una dieta saludable, una correcta exposición solar, rehabilitación, dormir lo suficiente, técnicas para reducir el estrés (como la meditación), mantener el cerebro estimulado, y otros aspectos orientados al bienestar. Además, las intervenciones en la modificación del estilo de vida parecen ser efectivas y crear un impacto sostenible con el paso del tiempo.
Cada vez hay más estudios en curso profundizando en las formas en que los hábitos de vida pueden influir en la aparición y/o evolución de la EM. Mantener un peso corporal saludable, no fumar y controlar los niveles de vitamina D, son algunos pasos proactivos que repercuten positivamente en la salud al vivir con EM.
 
Puesto que la distribución geográfica de la EM se relaciona con una menor exposición a la luz solar (que es la principal fuente de vitamina D en el ser humano, seguida por la alimentación) se han desarrollado numerosos estudios que evidencian que bajos niveles de vitamina D -especialmente antes de la edad adulta- podrían ocupar un papel importante en el desarrollo de la Esclerosis Múltiple.
Una baja exposición a la luz solar durante la infancia podría predisponer a los individuos a la EM. Se recomienda supervisión médica para conocer el estado de los niveles de vitamina D en cada caso, y determinar si es necesario o no obtener un extra de vitamina D a partir de suplementos.
Durante la infancia y adolescencia entramos en contacto con virus o quizá bacterias que pueden contribuir a activar la enfermedad (hacen de “gatillo”).
Algunos virus, como el denominado Epstein Barr (que causa la mononucleosis infecciosa), han sido asociados a la EM. La mayoría de las personas han tenido contacto este virus, pero nunca han desarrollado Esclerosis Múltiple. Esto demuestra que -así como ocurre con los genes las infecciones podrían tener un papel importante, aunque no sería el único elemento determinante
La Esclerosis Múltiple es menos frecuente en áreas geográficas más próximas a la línea del Ecuador -donde reciben mucha luz solar- y más frecuente en las zonas geográficas más alejadas de ella (Canadá, Estados Unidos, Noruega, Suecia, Dinamarca, Reino Unido, sur de Australia y Nueva Zelanda…). Hay áreas geográficas concretas, como Cerdeña, en las que el número de casos (incidencia y prevalencia) es mayor de lo que sería considerado “normal”.
Cada vez hay más estudios que demuestran la conexión sistema digestivo y cerebro, y apuntan a una relación entre la composición de la microbiota intestinal y algunas enfermedades inflamatorias del sistema nervioso central, como la Esclerosis Múltiple.
La microbiota intestinal (flora intestinal) es el conjunto de microorganismos que viven en el intestino. Está influenciada por el perfil genético, la ubicación geográfica, la dieta, los fármacos o incluso distintas patologías. La microbiota intestinal participa en procesos biológicos importantes, como hacer de “barrera natural” para evitar infecciones.
La microbiota es uno de los factores ambientales modificables que pueden participar en la génesis de la EM.
Facebook
Twitter